ASIGNATURAS

Ultima actualización

04-Mayo-11

 

¿Que es Wise Up Kids? Insólito Acrobat Monedas

SISTEMA OSEO

Los sistemas esqueléticos se clasifican comúnmente en tres tipos:

Externo (exoesqueleto )

Interno ( endoesqueleto )

Esqueleto fluido o hidrostático

Estos últimos no poseen la capacidad de soportar estructuras importantes.

Esqueleto externo

Los sistemas externos soportan proporcionalmente menos peso que los endoesqueletos del mismo tamaño; por esta razón los animales más grandes, como los vertebrados tienen sistemas esqueléticos internos. Los principales ejemplos de exoesqueleto se encuentran entre los artrópodos, algunos invertebrados, en los que el exoesqueleto forma un caparazón o estructura externa que protege a los órganos internos.

Teniendo en cuenta que los exoesqueltos limitan obviamente el crecimiento del animal, las especies con esta característica han desarrollado evolutivamente variadas soluciones.

La mayoría de los moluscos tienen conchas calcáreas que acompañan al crecimiento del animal mediante crecimiento en el diámetro manteniendo su morfología. Otros animales, tales como los artrópodos abandonan el viejo exoesqueleto al crecer, proceso que se conoce como "muda". El nuevo exoesqueleto se endurece mediante procesos de calcificación y esclerotización.

El exoesqueleto de un artrópodo presenta frecuentemente extensiones internas, que se conocen como endoesqueléticas, aunque no constituyan verdaderamente un endoesqueleto.

Esqueleto interno

Un esqueleto interno consiste en estructuras rígidas o semirígidas dentro del cuerpo, que se mueven gracias al sistema muscular. Si tales estructuras están mineralizadas u osificadas, como en los humanos y otros mamíferos, se les llama huesos. Otro componente del sistema esquelético son los cartílagos, que complementan su estructura.
En los seres humanos, por ejemplo, la nariz y orejas están sustentadas por cartílago. Algunos organismos tienen un esqueleto interno compuesto enteramente de cartílago, sin huesos calcificados, como en el caso de los tiburones. Los huesos y otras estructuras rígidas están conectadas por ligamentos y unidas al sistema muscular a través de tendones.

Esqueleto fluido

El esqueleto fluido o hidrostático se asemeja a un globo lleno de agua, y es característico de organismos como corales, medusas, anélidos, sanguijuelas, entre otros. Estos animales pueden moverse contrayendo los músculos que rodean la bolsa de fluidos, creando una presión dentro de la misma que genera movimiento. Algunos gusanos de tierra usan su esqueleto hidrostático para cambiar de forma mientras avanzan, contrayendo y dilatando su cuerpo.

Esqueleto Humano

También conocido como “Aparato locomotor”, el esqueleto humano es un conjunto de huesos, articulaciones y músculos que sirven de sostén al resto de los órganos y que al mismo tiempo permiten desplazarse a algunos con respecto a otros. Todo el cuerpo en su conjunto es  una unidad bien definida, en cuanto a su origen embriológico y en cuanto a los detalles de sus características, estructura y función.

Embriológicamente, el conjunto del aparato locomotor proviene de una parte determinada del cuerpo embrionario que ya muy prematuramente a las tres semanas de vida del embrión humano, comienza a segmentarse en una serie de porciones: los segmentos primitivos, cuyo número oscila entre 38 y 41.

Algunos de ellos dan origen a tres porciones diferenciadas: el dermatomo, el miotomo y el esclerotomo, que darán origen a tejidos bien distintos, como el epitelial, el muscular y el óseo. Del miotomo y del esclerotomo deriva el aparato locomotor. Para su estudio lo dividimos en esqueleto, sistema articular y sistema muscular.

 

Para ver el artículo completo, hacer click en el enlace abajo.

 

 

______________________________________________